Cabezada con cuscús y salsa de manzana

Esta semana contamos con una receta bestial: cabezada con cuscús y salsa de manzana. Como prometimos, cada semana tendremos una receta especial en el blog. Y, además, esta vez os proponemos un acompañamiento muy fresquito para completarla: el gazpacho explosivo.

La duración de esta receta varía de los 20 minutos a los 45, dependiendo de vuestra habilidad para tener varios frentes abiertos en la cocina. Aun así no os preocupéis, porque es muy sencilla.

Ingredientes:

Cabezada:

  1. 3 filetes de cabezada por persona.
  2. Ajo al gusto.
  3. Perejil.
  4. Aceite.
  5. Sal.
  6. Pimienta.

Cuscús:

  1. 2 tazas de cuscús.
  2. 1 taza de agua.
  3. 1 taza de caldo de pollo.
  4. Sal.
  5. Mantequilla.

Salsa de manzana:

  1. 4 manzanas.
  2. 2 cebollas.
  3. Caldo de pollo o agua.
  4. Vino blanco.
  5. Vinagre.
  6. Sal.
  7. Pimienta.

Receta de cabezada con cuscús y de la salsa de manzana:

Lo primero que hay que hacer para preparar nuestra receta de cabezada con cuscús y salsa de manzana es poner nuestra cabezada (originalmente iba a hacerlo con pavo, pero sirve cualquier carne que te apetezca) en un bol con aceite, ajo, perejil y vinagre. Lo dejaremos como mínimo una hora fuera de la nevera o doce horas dentro de ella. Si optas por macerar la carne durante la noche, sácala un rato antes de cocinarla para que se atempere.

Mientras nuestra cabezada absorbe el sabor del ajo y del perejil, iremos preparando la salsa de manzana y el cuscús. Primero cortaremos las cebollas en juliana o en dados tamaño bocado. Esto da igual ya que lo vamos a triturar, pero eso sí: cuanto más fino sea el corte, menos tardará en cocinarse la salsa.

Hecho esto, ponemos una olla a calentar con aceite y, cuando haya cogido temperatura, añadimos la cebolla con una pizca de sal (la sal ayuda a que la verdura sude antes). Cuando haya empezado a sudar, añadiremos las manzanas e intentaremos que se doren todo lo posible sin quemarlas.

En el momento en el que las manzanas se hayan dorado, añadiremos el vino blanco (como ya sabrás si leíste la receta de habas cortijeras, el alcohol ayuda a arrancar los azúcares que se quedan en el fondo de nuestra sartén, agregando sabor a nuestro preparado), removeremos y agregaremos un chorrito de caldo de pollo (o agua) y el vinagre. Dejamos cocinar 15 minutos a fuego medio o bajo y trituraremos el resultado. Probaremos y corregiremos de sal.

Esta salsa de manzana es muy versátil y sirve como acompañamiento para casi cualquier plato.

A su vez, pondremos a calentar otra olla con dos tazas de agua, caldo de pollo o, como en mi caso, una de cada cosa.  Cuando hierva apagaremos el fuego, añadiremos el cuscús y taparemos la olla. A los cinco o diez minutos, el cuscús estará listo. A mí me gusta añadirle unos taquitos de mantequilla, sal y un poco de limón, y con un tenedor iremos despegando el cuscús.

¿Tenéis hambre? Pues seguid leyendo, que terminamos ya con la receta. Es la hora de calentar a tope una sartén, puedes controlar la temperatura poniendo la mano por encima. Cuando notemos que está suficientemente caliente, pondremos la cabezada justo encima y le daremos 45 segundos por cada lado. La cabezada es un corte bien jugoso, provisto de una buena cantidad de grasa.

En cuanto tengamos todas las elaboraciones, solo queda emplatar nuestra cabezada con cuscús y salsa de manzana. Para ello coge dos cucharadas de la salsa de manzana y ponlas en el plato haciendo un montoncito, y con la punta de la cuchara haces la forma que quieras. Apoya sobre la salsa la cabezada y al otro lado el cuscús con un poquito de salsa por encima. Para decorar, como es un plato con poco color, puedes ponerle un poco de pimentón o vinagre de módena.

La grasa, a pesar de que la opinión general es pensar que es mala, tiene ciertas propiedades que podemos aprovechar. Por ejemplo: si dejamos el corte con su grasita, nuestro plato será más jugoso y ganará sabor; si le retiramos la grasa, podemos guardarla e incluso congelarla para hacer unas hamburguesas con carne magra.

Si quieres quedar como todo un chef con tus amigos y familiares, puedes pasar un poco de grasa de tocino o de cualquier corte que tengas por encima de una piedra caliente. Si alguien quiere pasar un poco más lo que le hayas preparado, solo tienes que cogerlo con unas pinzas y restregarlo sobre el plato caliente, ¡la profesionalidad que aparentarás los dejará con la boca abierta!

¡La grasa tiene tantos usos como los que desees darle!

Esperamos que hayas disfrutado de la primera receta creada por nuestro chef: cabezada con cuscús y salsa de manzana. Si quieres compartir tu obra maestra con nosotros, te estamos esperando en Facebook, Twitter e Instagram. ¡Hasta la próxima, fogoner@!

Cabezada con cuscús y salsa de manzana